Datos personales

miércoles, diciembre 15, 2010

La aportación de la crítica ¿Constructiva?



Conozco una historia que habla de un grupo de ranas que viajando por el bosque , de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo.Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo y cuando vieron lo hondo que era, le dijeron a las dos ranas que estaban en el fondo que a efectos prácticos, se debían dar por muertas.
Pero las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas.Las otras seguían insistiendo que sus esfuerzos serian inútiles, erre que erre, dándolas por desahuciadas.
Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió, se desplomo y murió. No obstante,la otra rana continúo saltando tan fuerte como le era posible.
Una vez más, la multitud de ranas le gritaba y le hacían señas para que dejara de sufrir y que simplemente se dispusiera a morir, ya que no era lógico seguir luchando.Pero la rana salto cada vez con más fuerza hasta que finalmente logro salir del hoyo.
Cuando salió, las otras ranas le dijeron: “nos alegramos mucho que hayas logrado salir, a pesar de lo que te gritábamos“.
La rana les explico que era sorda, y que pensó que las demás la estaban animando a esforzarse mas y salir del hoyo.


Estoy convencida, que la diferencia entre una crítica constructiva y una destructiva estriba para empezar en comunicar con buena intención y respeto. Se trata de criticar no por burla o satisfacción propia o despecho, y mucho menos por el “quítate tú para ponerme yo” y por supuesto hacerlo en el tono adecuado, la bilis y el ácido en exceso nunca fueron saludables.
En definitiva, el objetivo no es vencer, sino convencer, el sentido es aportar no destruir. “El sentido de la crítica constructiva se basa en el objetivo de alcanzar un cambio que beneficie , con actitud de respeto, tolerancia, sentido de colaboración y aportación”. En busca del pro y huyendo del contra.

La diferencia entre una crítica constructiva y una destructiva reside en el fin de la misma. Mientras la crítica constructiva se preocupa por aportar la destructiva hace todo lo contrario.

lunes, diciembre 06, 2010

La responsabilidad ajena

Escribía Oscar Wilde,"¡Ah! ¡Cosa terrible es sentir como propia la ajena culpa!", claro que no se yo si no es más terrible atribuir siempre la responsabilidad a lo ajeno.
Conozco un término que siempre me ha resultado fascinante para definir la percepción de una persona de lo que determina o en definitiva controla el rumbo de su vida; se llama Locus de Control (LC), que es el grado en que una persona percibe que el origen de eventos, sucesos, conductas y de su propio comportamiento es interno o externo a él.
A grandes rasgos existen dos extremos de locus de control son interno y externo. El Locus de control interno define que la percepción de la persona es que los sucesos ocurren principalmente como efecto de sus propias acciones, es decir la percepción que él mismo controla su vida con su esfuerzo, habilidad y responsabilidad personal .Y el Locus de control externo define que la percepción es que los sucesos ocurren como resultado del azar, el destino, la suerte o el poder y decisiones de otros, así que lo que sucede no tienen relación con el propio desempeño, no pueden ser controlados por esfuerzo y dedicación propios sino que se atribuyen siempre a responsabilidades principalmente de otras personas.
Siempre he considerado que atribuir la responsabilidad de lo que nos sucede en la vida a los demás no deja de ser un vano intento de tirar pelotas fuera, algo casi tan inútil como jugar a pasar la patata caliente, la cual por supuesto siempre vuelve y normalmente ya en estado por así decirlo casi carbonizada. Claro que yo siempre he sido de un rasgo claramente LC interno, cuestión de rasgos supongo.
Por eso soy de la opinión que flaco favor se hace a si mismo el que justifica por ejemplo un flagrante SUSPENSO, con premisas vanas y fatuas como argumentar que el profesor te tiene manía y no te da cancha o que el examen es demasiado difícil, cuando lo que realmente ha sucedido es que no has ido a clase en todo el curso y encima pretendes aprobar estudiando justo la noche antes o con los apuntes prestados, por muy de color rosa que los pintes.
De igual modo, considero fatuo e irresponsable, argumentar las graves carencias que actualmente adolece nuestra sociedad en empatía, solidaridad y las enormes perdidas en protección social y en desarrollo comunitario, como consecuencia de las circunstancias de la coyuntura mundial.
Porque de ser así ¿De quien es entonces la responsabilidad de perpetuar y consolidar valores como la solidaridad, la empatía, la abierta comunicación , la honradez, la confianza, la libertad, la justicia, la EQUIDAD en mayúsculas, garantizar la igualdad, evitar los desequilibrios del poder político, maximizar la participación ciudadana y la protección de la democracia, velar por la protección de la salud, disminuir la violencia y crear y mantener las infrastructuras públicas?
¿Es también responabilidad de la coyuntura mundial? Eso argumentarán algunos, o es más, habrá incluso quizás quien atribuya su falta a la responsabilidad del famoso expolio fiscal, en fin, pelotas fuera.
Me temo todos ellos considero valores y realidades en definitiva dependientes de la competencia y eficacia de nuestras administraciónes y gobiernos.
Ays señor, en definitiva y tal y como dice Franz Grillparzer;”Existe todavía un remedio para cualquier culpa: reconocerla”.

miércoles, noviembre 24, 2010

La alternativa más que necesaria imperativa


Vaya por delante que no me considero españolista, ni catalanista, soy una simple ciudadana, sin problemas de identidad pese a quien le pese, bilingüe y defensora a ultranza, de las libertades individuales, la igualdad de derechos, oportunidades y condiciones. A mi tampoco me gusta el uso del odio y la confrontación hacia Cataluña, su lengua y su cultura, puesto que es la mía propia, ni me gusta la crispación, ni el uso del conflicto ni la discusión con fines electoralistas. Nadie puede o debe tejer el traje de la ideología que tenemos, las etiquetas deben servir para poder orientarnos a la hora de comunicarnos cuando queremos tener referentes comunes pero no nos deben atar y delimitar en cajones estancos.
Soy de la opinión que la prioridad de un gobierno ha de ser velar por los ciudadanos, no los territorios, asegurar los mismos derechos y condiciones residan donde residan, y sean quienes sean, y de igual modo considero que mi identidad la confluyen principalmente mis experiencias acumuladas a lo lardo de mi vida y no la lengua en que las expreso o el territorio en el que vivo.
Soy una ciudadana cansada y preocupada por la realidad que me rodea, y no solo cansada y preocupada si no que incluso en ocasiones desalentada.
Desalentada por un futuro nada halagüeño y una realidad social presente en permanente deriva. Y no obstante me niego a sucumbir ante el síndrome de impotencia aprendida, del individuo que frente a la adversidad, puede llegar a aprender a rendirse y renunciar a luchar condicionado por el hastío.
Y por ello sigo creyendo que la democracia es la forma política más colectiva e inclusiva que actualmente disponemos, y si la política es la gestión colectiva del bien común, toda implicación en la construcción del bien común, de aquello que es de todos, va a ser democracia. Y de igual modo que todos y cada uno de nosotros gestionamos como buenamente podemos nuestra vida privada, debe existir un espacio colectivo donde gestionar la vida común. Dar la espalda a ese hecho es más que evidente que no nos puede llevar a buen puerto.

Y dado que Muchas de las controversias políticas actuales me resultan ajenas y extrañas, y nada tienen que ver con mi día a día, con poder conservar mi puesto de trabajo, con poder recibir un tratamiento médico adecuado con diligencia y prontitud, con lidiar con el fracaso escolar de nuestros hijos y su desencanto absoluto, con no sentir que los frutos de mi trabajo se exprimen en cuotas, pagos, multas para mantener una administración pueril e inoperativa. Doy un paso al frente y aporto mi granito de arena para incidir, representar y alcanzar un cambio en esa situación.
Puesto que el primer paso para conseguir un cambio real en nuestra sociedad y en la vida política de nuestro país pasa por dejar de creer que no se puede hacer nada, que nuestra capacidad de influir en las decisiones políticas es nula, dejar de pensar que no va con nosotros o pensar que no tenemos ni voz ni voto, y pasar a la acción. Porque “mica en mica s´omple la pica”, empezando precisamente por ejercer nuestro derecho a voto, optando por aquellas opciones que actúan,proponen, presentan enmiendas e intervenciones con las que podemos estar en sintonía. Opciones políticas donde los responsables políticos como gestores del bien común , conozcan la realidad que les rodea, con parámetros objetivos, siendo capaces de conocer y escuchar las diferentes propuestas de la ciudadanía, sus necesidades y conflictos, para a partir de ahí, ser capaces de ir construyendo alternativas y trabajando para hacer que las propuestas se hagan realidad, y eso solo es posible disponiendo de complicidad con la ciudadanía, y compartiendo las propuestas colectivas. Pensando en el futuro, propuestas sin miedos y hechas con rigor, fundamentadas, argumentadas, y UPYD es un claro ejemplo de ello. Un partido que es capaz de hablar “clar i catalá”, sin complejos, prejuicios, ni tapujos.

Es el momento de dar paso a alternativas políticas, libres de hipotecas e intereses generados en años de influencias, pactos, débitos y compromisos de toda índole. Para aquellos que creen que el fin justifica los medios deben saber que siendo así, los medios acaban modificando el fin e inevitablemente perdiéndose en el camino.Es tiempo de regeneración democrática teñida de magenta.

jueves, octubre 07, 2010

Ley de dependencia, ¿De qué depende? De según como lo mires todo depende.







No hace mucho en una visita a mi abuelita, con capucha rosa pero sin lobo eso sí, descubrí consternada la enorme desazón que muchas personas de avanzada edad y sus entornos más cercanos sienten ante la implementación de la no poco famosa ley de dependencia.
En general, se extiende el mismo desasosiego que surge cuando detrás de la implementación de la ley de dependencia se menciona la palabra “copago”, ya sea en este ámbito en concreto al que me quiero referir, como en lo relativo a los servicios de salud. Y el mayúsculo “mosqueo” ante ese vocablo, se amplía cuando rascando un poco, abordamos los servicios que ciertos colectivos de ellos se lucran. O mejor dicho, cuando conocemos la enorme desconfianza que generan las distintas prestaciones técnicas y las empresas que prestan o abastecen esos servicios.
Y es que en relación a la implementación de la ley de dependencia, en la situación actual, al respecto encontramos un sinfín de posiciones confrontadas.
Existen por un lado,entidades como la Federación Ecom, que aglutina a más de 160 entidades de discapacitados físicos de toda España, y el Comité Catalán de Representantes de Personas con Discapacidad (Cocarmi), que sensiblemente estos más cercanos a las necesidades del colectivo afectado, vienen exigiendo desde hace tiempo ya reformas fiscales; principalmente que se supervise a las entidades bancarias, y se controle la posible especulación, así como que se destinen los recursos para fomentar la autonomía de la personas con discapacidad física previstos por la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, y sus prestaciones técnicas y de asistente personal.
Por el contrario, lo que realmente nos encontramos, son inversiones que se han venido desarrollando en el rol de los cuidadores no profesionales. Y como muestra más relevante por ejemplo, la inversión realizada en el programa cuidadores 2009, que se realizó en el marco de la Plataforma de apoyo a cuidadores no profesionales de personas en situación de dependencia, fruto del convenio entre Acción Social y la Obra Social de Caixa Catalunya. Un Programa, con un coste presupuestado de 3 millones de euros en 2010, impartiendo 434 cursos a unos 5.300 personas.
No obstante, ese rol implementado, en muchos casos no parece que vaya a facilitar que los discapacitados físicos "autogobiernen su vida" ni que se emancipen. Y amenudo propician que se perpetúe la estancia de la persona dependiente en el ámbito familiar, y mantiene a la mujer en las labores de cuidado en condiciones "mínimas". Pese a que un asistente personal ahorraría costes en plazas residenciales y en servicios sociales, además de normalizar la vida de las personas con discapacidad física. Y convierte a una ley de servicios profesionales de calidad una vez más en una ley de subsidios.
Por otro lado a pie de calle, los municipios parece ser que se encuentran al borde del colapso de la atención a la dependencia, y la entrada de nuevos usuarios en el 2011 puede hacer inviable la cobertura eficaz de los casos cuando las personas con un grado de dependencia leve, definida con el grado 1, adquieran también derecho a la ayuda.
Parece que vivimos anclados permanentemente en el posicionamiento de la gestión de "Pan para hoy hambre para mañana”casi tanto como en el “hecha la ley hecha la trampa”
Para variar, las administraciones locales reclaman mejoras en los sistemas informáticos, enfatizando como siempre su integración en red compartida y por supuesto el aumento de la proporción de profesionales.
Y finalmente , en el otro lado de la balanza, lo cierto es que no hay aprobados los decretos de copago que deben establecer qué cantidades exactas va a pagar cada usuario por los servicios que tiene derecho a recibir, con lo que todavía no está garantizado en la práctica que nadie se quede fuera de recibir un servicio por motivos económicos. Y de momento, lo cierto es que existen pluralidad de criterios y divergencias en las aplicaciones de dichos rangos a lo largo de todo el territorio.
Todo ello conlleva en definitiva, que el usuario destinatario a menudo y absolutamente desinformado de su situación ,se encuentre con un pago que no preveía, en un servicio del que no tiene ninguna capacidad de decisión y en manos muy a menudo de desaprensivos, teniendo que asumir en ocasiones proveedores de servicios que especulan con sus necesidades.
O sea un basilisco de padre y señor mío.
En fin, mientras no tengamos que echarnos las manos a la cabeza por que se nos ha comido el lobo…

miércoles, septiembre 15, 2010

Apaga y vámonos



Si es que no gana uno para sustos hoy en día, leía el periódico cafetito en mano y me despertaba con el notición del mal augurio de los precios de la luz, que están por crecer y crecer en breve, del orden 15% en 2011 y entre 2012 y 2020, debería subir otro 18%.
¿Y eso?¿Porque?¿Porque ahora?¿Que ha sucedido en el universo lumínico para que tengan que empezar a subir las tarifas cual planta de habichuelas mágicas?¿Por qué?¿Pero porqué?
Zas, ya está, como quien no quiere la cosa, entro en una especie de regresión a mi más tierna infancia y me posiciono fehacientemente en la retórica del Porque.
¿Por qué? ¿No lo entiendo?
Resulta, que el sistema de fijación de precios de la electricidad es muy suyo. Las empresas están ofertando la electricidad en función de la demanda de cada momento. Las eléctricas primero aportan la nuclear, que no puede variar su potencia, todas las renovables entran por ley y, si hay agua en los embalses, la hidráulica. Lo que falta se completa con carbón y gas, que son más caros, y a los finales todos cobran el precio más alto. O sea que los consumidores pagan la electricidad al precio más caro, el del gas natural. Toma ya¡¡ ¿Pero porque?
¿Lo cobran al precio más caro siempre al margen del origen y del coste? Curioso todo bien mirado si tenemos en cuenta aspectos como por ejemplo, que el Ministerio de Medio Ambiente finalmente, más vale tarde que nunca supongo, ha recopilado de sus confederaciones hidrográficas todos los datos –que por supuesto y para variar eran variados y ambiguos- sobre cuánto le pagan las eléctricas por usar el agua para producir electricidad. De ese cómputo extraen que las eléctricas pagan entre 10 y 20 millones de euros al año al Gobierno, por usar el caudal de agua para producir electricidad, y estas por su parte cobran su consumo al precio de mercado. De la diferencia de coste a precio venta, de media, parece ser que se consiguen alrededor de 1.000 millones anuales de beneficios. Caramba ahí es nada,no?El resultado es que las hidroeléctricas, en años como este por ejemplo que ha sido mucho más lluvioso con embalses construidos en los años cuarenta y cincuenta y con concesiones de hasta 75 años, sin apenas costes cobran a precio de gas, el más alto. Entre enero y agosto, la hidráulica supuso el 19% de la electricidad de España. Y entonces ¿Por qué va a subir la tarifa? ¿Por qué?
Pues es por el crecimiento exorbitado del déficit de tarifa.¿Ein?¿Por qué? Cuestión compleja esa debe ser, y es que según los expertos, Sólo aplicando medidas como el recorte de las subvenciones a las renovables; crear tasas a las nucleares, como los alemanes, que últimamente parecen espejos o espejismos sobre los que mirarse, y las grandes hidráulicas; y hacer que otros sectores, como el petrolero, asuman parte del coste de la energía verde, el mal llamado céntimo verde para carburantes, sería posible amortiguar la subida de la luz.
Buff, tremendo tangai, o sea que no solo subirá la luz si no también de nuevo los carburantes.
Se ha destinado importantes cantidades de subsidios públicos al fomento de energías renovables, un dinero que ha sido o será "sufragado íntegramente por el bolsillo de los ciudadanos, ya sea mediante nuevas subidas en el precio de la luz o aumento de impuestos".Las energías renovables consumen significativos recursos de los contribuyentes. ¿Por qué? ¿Siguen sin ser rentables? ¿Solo proviene esa subvención de los ciudadanos? ¿No cooperan los que contaminan? ¿Ni los que hacen negocio de la energía? ¿Por qué?? ¿No disponemos de recursos naturales? ¿Como puede ser con la solanera que cae por ejemplo?
Claro que por otro lado no podemos olvidarnos del enorme éxito obtenido del universo de la picaresca española manifestado en todo su esplendor en el eficiente y eficaz sector fotovoltaico. Tremendo pastel, y tremendo "fraude solar": huertos solares que producen energía de noche y con el cielo nublado con el propósito de cobrar las primas. Al parecer este invierno pasado el sistema eléctrico recibió 4.500 megavatios/hora producidos por plantas solares entre medianoche y las siete de la mañana y otros 1.500 MWh entre las 19.00 y las 23.00 horas, y es que fraudulentamente producían energía con un generador durante la noche, y al salir el sol la vendían como "energía renovable.Aiss señor que país¡¡
Una vez más recursos del estado dudosamente bien invertidos, o mejor dicho como siempre dudosamente bien controlados.
Claro que, por otro lado, según informan de la energía eólica en los ocho primeros meses del año se ha generado el 15% de la electricidad. Es más, con aplicaciones como las presas reversibles, si de noche sopla mucho viento y el sistema no puede absorber toda la electricidad, estas presas bombean agua hacia arriba y consumen el exceso de electricidad. De día, cuando sube la demanda eléctrica, el agua se deja caer y genera electricidad minimizando así las pérdidas de energía eólica. Y entonces ¿Por qué va a subir la tarifa? ¿Esto que se aplica solo anecdóticamente? ¿Porque no se potencia e invierte más en la energía eólica?
Y sobre todo, porque siempre tardamos tanto en ponernos pilas, válgame el eufemismo dada la temática.O sea podemos pensar que no disponemos de auténtica energía renovable, no? Pues entonces apaga y vámonos, no? Y nunca mejor dicho, que si apagamos ni consumimos.
Pero me temo nos encontramos en un punto sin retorno.
Bruselas por ejemplo, tiene la intención de prohibir las ayudas públicas a las explotaciones carboníferas para el 2014, punto final para el agónico sector del carbón en España que no es competitivo con el importado, diferencia de salarios, condiciones de trabajo, respecto a otros países emergentes, y menor calidad y facilidad de extracción, por otro lado el carbón es el combustible fósil más contaminante e incompatible con cualquier proyecto de disminución de emisiones de CO2 a la atmósfera.
Claro que eso que se lo expliquen a las zonas de España que han vivido tradicionalmente de la minería, y que ha sobrevivido de una política de apoyos públicos que va a desaparecer. Y es que quizás esos apoyos en vez de haber continuado en una política que se va a revelar inviable tarde o temprano, deberían haber empezado a destinarse en la dinamización de esas zonas con nuevas actividades económicas.
En cualquier caso, me parece una falacia a estas alturas negar la cantidad de empleos creados por el sector de energía renovable (más de 120.000 entre directos e indirectos), y su tasa de crecimiento (un 37,3% frente al 3,3% de media de la economía española) así como la cantidad de gases de efecto invernadero que se han dejado de expulsar (23.6 millones de toneladas de CO2).
Según los expertos, “no más allá del año 2015-2016, las renovables tendrán un precio competitivo”, aunque remarcan que para que el sector subsista de manera autónoma, sin la ayuda de primas del Gobierno, “el resto de sectores implicados deben incluir sus costes externos incluidas las centrales nucleares, hidráulicas, el sector petrolero, y los mayores contaminantes.
Dicotomías al margen resulta evidente, que no se puede zanjar la inversión drásticamente en energías renovables igual que no podemos cerrar las centrales nucleares.
Como todo en la vida va a ser cuestión del término medio.
Pero a poder ser, que la aplicación de las cargas emitidas para sobrellevar ese sobrecoste de inversión se aplique también en un término medio ciudadano-sector energético.
Que siempre pagamos los mismos ¡¡¡

jueves, agosto 26, 2010

El susto de la factura del agua.

Recién acabo de consultar mi e-mail y tomo conciencia de lo que nos gusta recibir noticias. Que momento de expectación se genera cuando abres tu programa de correo y este en función de su capacidad, el mío no mucha la verdad, te va informando que tienes e-mails recibiendo. Pero no tiene ni punto de comparación al momento de gran interés que genera abrir el buzón y tener una carta, pero una con contenido, o mejor dicho, con otro contenido que no sea una factura o un comunicado del banco.De esas no agrada en absoluto encontrarse. Ayer mismo inicié una de esas conversaciones de escaleras de vecinos recogiendo las cartas del buzón, o para ser más exacto recogiendo facturas del buzón. Sí, de esas conversaciones de vecinos que a mi tanto me gustan y que tanto me dan que pensar, claro que yo me distraigo pensando hasta con una mosca, como solía decirme una profesora que tenía siendo ya bien chiquita. Dispersa que es una, que le vamos a hacer. Volviendo a las facturas, ayer recibíamos colectivamente al parecer la factura del agua, y se generaba ese clamor colectivo que reza más o menos un ; …” aaaisss lo que no deja de subir es el agua, ¿Verdad nena?”... Es bien cierto, uno no deja de tener todo el tiempo la sensación de que cada vez paga más agua. Hasta ese punto todos estamos de acuerdo, a partir de ahí se genera toda una divagación colectiva cuando miramos el detalle del pago, e intentamos darle una explicación.La de vueltas que le dimos a la puñetera factura. Y es que , exactamente ¿Qué es lo que pagamos? A parte del consumo por supuesto,pagamos el canon del ciclo del agua y el TMTR, y una vez al año un “servicio de mantenimiento”¿¿??. Al parecer se trata de impuestos o cánones especiales sobre el agua. En Cataluña, se recauda la no despreciable cifra estimada de 320 millones de euros. El canon del agua, se recauda por cuenta de la Agencia Catalana del agua, y además han creado un canon centralizado de saneamiento y depuración de aguas residuales. Un ámbito que, en principio, es municipal, pero que gestiona de forma centralizada la comunidad, el TMTR. Tasa Metropolitana de tratamiento de residuos Municipales. O sea que disponemos de una cuota de servicio (parecida a la de potencia en el suministro eléctrico) y una cuota de consumo que recoge la demanda con una estructura tarifada por bloques de consumo. Son en definitiva un tipo de cuotas o gravamen (€/m3) que se aplica bajo unos coeficientes que penalizan el consumo por encima del mínimo. El resto es tasa e impuesto que va a parar a diferentes administraciones. Así que lo que ha aumentado de forma más importante no es el precio del agua, sino la contribución de los ciudadanitos a la resolución de los problemas tanto de disponibilidad como de calidad del agua. Parece del todo razonable pensar que los costes del servicio que están relacionados con la captación, embalses, potabilización y distribución, así como los costes de tratamiento de aguas residuales: alcantarillado y saneamiento partan del pago de nuestros impuestos. No obstante esto debería implicar no solamente disponer de las adecuadas plantas potabilizadoras y plantas de saneamiento residual que tan efusivamente se empeñan en mostrarnos públicamente nuestras administraciones, si no también poder percibir que parte de ese coste repercute directamente sobre el correcto mantenimiento de la distribución y conducción de la red doméstica. Y esto no está siendo así. Permanentes cortes, fugas, pérdidas de caudal y presión, nos someten a todo tipo de contratiempos especialmente en algunas zonas más que otras. El malestar en la calle a ese respecto es sencillo de entender “Cada vez pago más y tengo menos calidad de servicio”. Y lo cierto es que actualmente las infraestructuras no se mantienen, una política de precios real es inexistente, el agua no se mide, ni la gestión de la demanda, las redes de distribución urbana son deficitarias y están en malas condiciones. Al margen de la sensibilización ciudadana y compromiso social con los “impuestos verdes”, no podemos obviar que si la degradación ambiental es continua, no se atribuye solo a los efectos externos, sino evidentemente también a la forma en que se han aplicado las políticas de actuación o control ambiental: la provisión pública de servicios ambientales, la regulación, la introducción de impuestos, etc. No pienso caer en la tentación de poner el grito en el cielo pensando en fiscalidad ambiental vers afán recaudatorio,ya que tradicionalmente, el camino seguido para alcanzar un determinado objetivo medioambiental ha consistido en recurrir a la aplicación de instrumentos de control como : impuestos, reglamentación, y subasta de permisos.(De estos últimos mejor ni hablar, no existen criterios unificados en tasas municipales,como ejemplo las autorizaciones en materia medioambiental, tiene un coste de la adaptación que puede oscilar entre 4.000 y 80.000 euros, disparidad estas de criterios a la hora de aplicar la normativa municipal, aplicación ley 3/98 de intervención integral de la administración ambiental, aspecto este trascendental además si tenemos en cuenta que en Cataluña la exigencia se extiende también a todas las pymes).
Por otro lado si un impuesto verde refleja la capacidad de la tasa para cambiar comportamientos contaminantes y el efecto real de estos tributos sobre la actividad, entonces el ideal es el que cobrará finalmente cero, porque su recaudación debe cubrir el impacto de esas actividades sobre la naturaleza. Y esto me temo queda muy muy lejano,quizás lo propio sería no renunciar a disponer de tributos verdes que generen “incentivos” para reducir la contaminación y, a su vez, estimulen “a medio plazo la recaudación” pero con el proposito de reducción del consumo por medio de la aplicación de políticas rigurosas de ahorro y eficiencia, que permitan un correcto mantenimiento.
No obstante que duda cabe que la piedra angular para optimizar y economizar los recursos depende de la existencia de una conciencia realista de respeto y convivencia con el entorno, por parte de todas las personas que viven y utilizan el espacio rural y los recursos naturales. Que sin duda dependerán del desarrollo de programas de información – sensibilización – formación de la ciudadanía que se inicien desde los niveles primarios de la educación de las personas y se expandan a todos los sectores de la ciudadanía, para poder establecer las bases de una auténtica conciencia y política medioambiental. Ya no será tan necesario reglamentar y prohibir como fomentar, orientar y gestionar. "Los que aseguran que es imposible no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo"(Thomas Edison)

jueves, agosto 19, 2010

La fábula de los hombres ciegos y el elefante.


Se hallaba el Buda en el bosque de Jeta cuando llegaron un buen número de ascetas de diferentes escuelas metafísicas y tendencias filosóficas.
En aquel momento discutían entre ellos acerca de sus libros santos y se había formado una disputa que no conseguían resolver. Llegando a reñir y enemistar unos con otros, diciéndose mutuamente: ''Esto que sabemos es ley; lo que sabéis vosotros, ¿cómo puede ser la ley? Lo que nosotros sabemos está de acuerdo con la doctrina; lo que vosotros sabéis ¿cómo puede estar de acuerdo con la doctrina? Lo que debe decirse después, vosotros lo decís antes. Vuestra ciencia es vana y no tenéis el menor conocimiento''. Era así como repartían los golpes con el arma de la lengua y, por un golpe recibido devolvían tres...(Polémica, polémica y más polémica, suena ¿No?)
Todo ello fue oído por un grupo de monjes del Buda, que relataron luego el incidente al maestro y le pidieron aclaración. El Buda les pidió que se sentaran tranquilamente a su lado, y habló así:
–Monjes, esos disidentes son ciegos que no ven, que desconocen tanto la verdad como la no verdad, tanto lo real como lo no real. Ignorantes, polemizan y se enzarzan como me habéis relatado. Ahora os contaré un suceso de los tiempos antiguos. Había un maharajá que mandó reunir a todos los ciegos que había en Sabathi y pidió que los pusieran ante un elefante y que contasen, al ir tocando al elefante, qué les parecía.
El primer hombre ciego alargó sus manos frente a él y tocó el inmenso lado del animal. “Este elefante es como una pared alta y fuerte,” dijo el ciego.
El segundo hombre, quien estaba parado cerca de la cabeza del elefante, puso sus manos en uno de los largos y filudos colmillos. “¿Una pared? ¡No! Yo diría que es más como una lanza.”
El tercer hombre abrazó una de las patas del elefante con ambos brazos. “No quisiera contradecirlos,” dijo, “pero estoy seguro que el elefante es como un árbol.”
El cuarto hombre por casualidad tocó la oreja del elefante. “Todos ustedes están equivocados,” dijo él. “El elefante es en realidad muy parecido a un abanico.”
El quinto hombre estaba parado él solo por el otro extremo del elefante. Y por casualidad cogió la cola del animal. “Yo no entiendo esta confusión,” dijo él. “Estoy seguramente correcto al decir que el elefante es como una soga.”Bueno, este elefante era un poco juguetón, así que le hizo cosquillas al sexto hombre con su trompa. El hombre, asustado, apartó lejos de si la trompa, y dijo temblando, “¡Por favor manténganse en calma pero les juro que el elefante es en realidad una culebra muy grande!”
“¡Tonterías!” dijeron los otros. Aún así, todos se fueron alejando calladamente, y nunca hicieron el esfuerzo de pensar en conjunto lo que verdaderamente es un elefante.
El Buda hizo una pausa y rompió el silencio para concluir:
–Monjes, así son esos ascetas: ciegos, desconocedores de la verdad, que, sin embargo, sostienen sus creencias.

La visión parcial entraña más desconocimiento que conocimiento.
(Tomado de “Cuentos Clásicos de la India” )


El fomento de la comunicación y ser capaz de escuchar sin caer en la descalificación,es al parecer hoy día un auténtico arte que muy pocos dominan.
No caer en la tentación de posicionarnos y apoltronarnos en nuestras perspectivas de la realidad, al disponer exclusivamente de la información que nuestras experiencias nos han dado, o por ende la falta de ellas.Y consecuentemente validar la información que los medios nos facilitan como única y verdadera nos llevará irremediablemente a posicionarnos cual ciegos ante un elefante.
Lamentablemente el negro y el blanco son colores excepcionales en nuestros días y lo que mayoritariamente predomina es el gris. Como se suele decir, las cosas no son nunca ni blancas ni negras, y no podemos obviar que no disponer de toda la información nos sesga irremediablemente en nuestras percepciones.
El respeto y la tolerancia se hacen hoy día más imprescindibles si cabe a la hora de valorar y juzgar .Esa tendencia al posicionamiento bajo un efecto centrífugo que no centrípeto nos aliena como personas objetivas y razonables y nos conduce a menudo incluso a las descalificaciones personales.
LA COMUNICACIÓN en mayúsculas, y la EMPATIA son ese bien máximo a alcanzar ,si no queremos caer en el egocentrismo como definición del individuo en nuestra sociedad, en pro de alcanzar el sociocentrismo identitario.

http://www.youtube.com/watch?v=YLI5W-tvPys

viernes, agosto 13, 2010

Desesperanza


Que duda cabe que la vida, en ocasiones dependiendo de cómo se viva, puede sin duda llegar a ser un sinfín de experiencias frustrantes, dolorosas y desalentadoras, y aunque el hecho que así sea depende de muchas variables y causas diversas, a menudo los aspectos sociales o políticos, colaboran, haciendo que nos veamos inmersos en grandes carencias de recursos que comporten una reducción al mínimo nuestra calidad de vida como poco.
No obstante no podemos obviar que pese a ello, existe otro factor, el psicológico, como agente causal principal para la reducción del éxito y la felicidad. Entre otros, un concepto psicológico muy interesante en esa línea de razonamiento es el de “desesperanza adquirida”. De la “desesperanza” ya Nietzsche, la consideraba “la enfermedad del alma moderna”. Embriagados en frustración e impotencia, estando en estado de desesperanza se suele percibir que no es posible de ninguna manera lograr una meta, remediar o solucionar alguna situación negativa o problema, considerándose a la vez: atrapado, limitado, agobiadísimo…
“Pero desesperanza no es ni decepción ni desesperación. La decepción es la percepción de una expectativa defraudada, la desesperación es la pérdida de la paciencia y de la paz, un estado ansioso, angustiante que hace al futuro una posibilidad atemorizante. La desesperanza, por su parte, es la percepción de una imposibilidad de logro, la idea de que no hay nada que hacer, ni ahora, ni nunca, lo que plantea una resignación forzada y el abandono de la ambición y del sueño. Y es justamente ese sentido absolutista, lo que le hace aparecer como un estado perjudicial y nefasto.”
En relación a este concepto el psicólogo y profesor Martín Seligman, estudió un fenómeno que llamó impotencia aprendida, que podemos percibir contenida en la frase “No hay nada que hacer o NO puedo”, aquel que sufre de impotencia aprendida suele responder de inmediato diciendo “No sé, NO, NO “categóricamente, tras lo cual pasan a dar todas las razones por las cuales No es posible.
Seligman realizó unos experimentos a partir de 1967. Introducía a un grupo de perros en una jaula, a los cuales enviaban electroshocks aleatorios a través del suelo de ésta. (Sin comentarios)
• Los perros de un primer grupo podían detener dichas descargas realizando alguna acción in situ que, por aprendizaje, repetían. No podían evitar los electroshocks, pero podían detenerlos momentáneamente, teniendo más o menos cierto control de la situación.
• A un segundo grupo de perros, en cambio, no se les dio la opción a detener las descargas de su jaula. Éstas se paraban de forma aleatoria, hicieran lo que hicieran ellos.
En una segunda fase del experimento utilizaron otra jaula. Para evitar los electroshocks, los perros sólo tenían que saltar una valla divisora que había en la jaula, para llegar a un compartimento seguro.
• Primero hicieron la prueba con un grupo de perros que nunca habían estado expuestos al experimento anterior. Éstos enseguida saltaron al otro lado de la jaula para ponerse a salvo.
• El segundo grupo, los que aprendieron que podían controlar la situación, intentaron lo aprendido anteriormente y realizaron la acción in situ que creían que también les permitiría detener las descargas. Al no conseguirlo, buscaron otra acción, que fue saltar al otro lado para ponerse a salvo.
• Por último, el otro grupo de perros, los que nunca podían hacer nada por evitar los electroshocks, simplemente se echaron al suelo y gimieron, aceptando tristemente su destino. Nunca supieron que esta vez sí podían salvarse, porque ni siquiera intentaron saltar y buscar alternativas. Se dieron por vencidos directamente.
En parámetros humanos, en su paralelismo, los científicos fueron capaces de demostrar el Síndrome de impotencia aprendida: el individuo, frente a la adversidad, puede llegar a aprender a rendirse y renuncia a luchar condicionado por el pasado, aún cuando las circunstancias presentes ofrecen indicios de una posible "salida".
Hay quien considera que actualmente en la política y en la guerra se hace uso de ciertas estrategias que pueden generar en los disidentes, opositores y/o enemigos, esa impotencia aprendida para desmoralizarlos y evitar iniciativas resistentes a los abusos de poder.
Pero lo realmente cierto, es que excepto en casos extremos, en catástrofes naturales o eventos críticos inesperados, en general a menudo lo que vemos como “problema” nace de una percepción mental que surge cuando evaluamos una situación en función de nuestras posibilidades de resolverlo. No es algo ajeno, y sobre lo cual no tenemos influencia alguna.
De hecho a raíz de estudios como ese, surge la teoría de la Resiliencia, esa capacidad para recuperarse y sobreponerse con éxito a la adversidad. un mecanismo de autoprotección
Es la capacidad de una persona o de un grupo para desarrollarse bien, para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves.
Pero la resiliencia no es una cuestión individual, del sujeto aislado, es el resultado de un tejido de relaciones y experiencias que facilitan la capacidad de vencer obstáculos, con voluntad, motivación y esperanza.
El cambio revolucionario que el criterio de la resiliencia está produciendo consiste en ver de otra manera la realidad, de despertar la convicción de que es posible superarse y luchar por una vida digna.
Un cambio es posible, necesario e indispensable, y SÍ, no solo no es ajeno, si no que está en nuestras manos con los elementos democráticos disponibles realizarlo.

jueves, julio 29, 2010

Aprobando leyes



Ándame yo vacacionando por la bellísima Costa Brava cuando escuchaba en respuesta a uno de mis elogios a tan maravilloso entorno natural, sin demasiado ánimo de cotillear pero si de chafardear, el lamento de un vecino que se aquejaba del cambio que su entorno natural había sufrido.”Uis nena con lo que ha cambiado todo”, me decía.
Y es que según leía con posterioridad, de un estudio realizado entre otros por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y diversas universidades, y cuyos resultados publicaban el pasado 5 y 6 de mayo de este año, la mayoría de la población ve con pesimismo la transformación del territorio y su conservación.
Y sinceramente, no me extraña en absoluto, nuestros estimados mandatarios, esos que actualmente nos vienen gobernando, llevan desde el 2003, que adquirieron el compromiso en el pacto del Tinell, pendientes de elaborar, aprobar y desarrollar una aplicación real "urgente" de la Ley de Biodiversidad y Patrimonio Natural y de la Estrategia para la Conservación Biodiversidad de Cataluña.Estan en ello, sin prisas pero sin pausas debe ser.
Total la friolera de 7 años, tras los cuales la desaparición paulatina del medio ambiente es irreversible, pese a que la Unión Europea aprobó en 2006 un nuevo plan de acción en materia de biodiversidad, y ha impulsado una nueva reflexión política a fin de cumplir el objetivo de reducir la pérdida de biodiversidad antes del año 2010 y que por supuesto dichos objetivos para este año en Cataluña ya no se han cumplido.
E incluso tras la mencionada investigación, en un manifiesto, la comunidad científica se postuló este mayo, en defensa de la necesidad de reclamar a los poderes políticos la imperativa necesidad de aprobar esa ley y exigir urgentemente “una cooperación efectiva entre las diversas administraciones implicadas en la conservación de la biodiversidad terrestre y marítima, para mejorar su eficacia y reducir costes, disfunciones y burocracia”.
En definitiva, instando en ese manifiesto a solucionar una vez más el caos y la tendencia a la inactividad de nuestra administración, sí,una vez más.
Curiosamente con posterioridad a dicho manifiesto, osea con posterioridad a que una vez más la clase civil reclame a la clase política su inoperancia, el Departamento de Medio Ambiente y Vivienda elabora una Ley de la biodiversidad y patrimonio natural que establece el régimen jurídico de la protección, la conservación, el uso sostenible, la gestión, la mejora y restauración del patrimonio naturales.El redactado de la ley,se inicia desde el 7 de mayo y durante 15 días permanece en información pública, en fin, sin comentarios a este punto.Y además se compromete la Consellería a aprobar en julio, este julio, este que mañana acaba, la Ley de la biodiversidad y patrimonio natural para crear un marco de protección de los ecosistemas.
No obstante yo no se los demás pero yo no tengo constancia de la aprobación de dicha ley, de otras sí, vaya si me consta, caramba lo entretenidos que parece andan otra vez con otras cuestiones de lo más prioritarias en nuestros días, ¿Verdad?
De lo que si tengo constancia, es que los propietarios particulares aun siguen esperando la ayuda que les permita solventar la gestión forestal tras este duro invierno, y que por otro lado cuya ausencia de gestión forestal puede ser el combustible de los futuros grandes incendios.
Con mayor agravio si tenemos en cuenta que de los 32.000 km² de la superficie de Cataluña, un 61 % son masas forestales, un 35 % son cultivos y un 4% son zonas urbanas y red viaria.Y la gestión y la conservación del territorio están directamente vinculadas con la propiedad privada, ya que en Cataluña el 80% del territorio está en manos de particulares.
Esos particulares que siguen esperando y solo tienen constancia de la aprobación de leyes del todo ajenas a sus prioridades, problemas y dificultades.
Ais señor, se extiende y extenúa la sensación de vivir en realidades completamente diferentes nuestros actuales gobernantes y nosotros. Resulta prioritaria una regeneración democrática ya.


lunes, julio 19, 2010

En la elección está la clave


No deja de ser sorprendente la sorpresa que genera valga la redundancia en los demás el hecho de descubrir que aquí la propia se implica en acciones políticas en nuestros días, se siente una como si remara contra corriente , como si hiciera la cosa más absurda posible. Es como que no toca ahora, eso era en otros tiempos, cuando el compromiso y la reivindicación eran progres y de buen lucir. Ahora no solo es de mal gusto si no que implícitamente tiene que conllevar seguro intereses ocultos o en definitiva particulares.
Y es que al parecer es bien común asumir que implícitamente la política conlleva altas dosis de egoísmo y corrupción.
De hecho tras la sorpresa primera es bastante común el comentario jocoso relativo a los coches oficiales y la prevaricación urbanística que ha de conllevar cualquier cargo. En ocasiones resulta de lo más desconcertante, casi tanto como la autentica cara de sorpresa y la posterior pregunta ¿Por qué?¿Porque alguien tan normal como tu se mete en política? Que realmente dicho así no deja una de visualizarse introduciéndose sigilosa y temerosa en la boca del lobo.¡¡Mon die¡¡
Mucho me temo que parte de las razones que subyacen a dichas reacciones reside en las opiniones generalizadas y extensivas que existen y que dan pie a comentarios como asumir que la corrupción tiene una base cultural “está implícito en el carácter español y la picaresca” o pensar que “Cuando llegan al poder nadie se acuerda de los demás sólo les interesa estar mejor, tener más dinero y confort¨ “Son todos iguales”.Y ahí es cuando te miran con cara de “¿Tu también?”Ais señor, ala ya tengo puesta otra etiqueta, al final me faltará falda para tanta etiqueta y eso que las llevo bien largas.

Y es que lo que diferencia a la corrupción del resto de delitos, es que estos son de particular a particular, en la corrupción el perjuicio es para todos y usa las funciones y recursos destinados a la sociedad para fines particulares. La percepción global es que la corrupción se halla generalizada y esa generalización conlleva impunidad que, a su vez, reverbera dificultando las iniciativas, tanto para frenarla como para realizar actividades sin ese estigma y prejuicio, fuera de ese campo de influencia.
Tal situación produce un efecto de mala ejemplaridad que,en la ciudadanía induce al escepticismo sobre los políticos , y si se enlaza con la mala perspectiva económica, tiende de algún modo incluso a legitimar el comportamiento corrupto, y el uso particular que los políticos hacen del Estado
Se prioriza de modo egoísta e insensible el bien personal sobre el bien común,y se transgrede la norma natural del respeto y la consideración de los derechos de los otros.
Pero en definitiva hay una sola acción que garantiza la seriedad y la imparcialidad de la aplicación de las normas o leyes éticas, y es la participación interesada y comprometida de todos los integrantes de la comunidad con responsabilidad social, en la denuncia, exigencia y control del cumplimiento de dichas normas por parte de los representantes, gobernantes y de la propia comunidad en general, ya que el silencio y la pasividad del pueblo, el “no te metas” y el “no va contigo”, como hemos visto, es el principal cómplice responsable de la corrupción que legaliza la impunidad, a lo mejor deberíamos cambiar hábitos y costumbres de cada uno de los ciudadanos y promover responsabilidad individual. Retomando la participación ciudadana, que funcione adecuadamente y que se sintetice en una Democracia per se, participativa. La corrupción generalizada solo puede llevar a la desintegración y al caos de la sociedad, y para evitarlo debe existir un control, el cual, proviene de la participación libre, autónoma y autorregulada del pueblo, asumida como algo de su responsabilidad.
Como he leído recientemente “Está hoy pues en cada uno de nosotros elegir entre, defenderlo con nuestra participación activa o facilitar con nuestro silencio y pasividad. Es una opción de vida de la cual cada uno es responsable ante sí mismo y la sociedad”.

jueves, julio 08, 2010

Hi ha teranyines que només es veuen a contra llum


Es ben curiós l‘efecte de la força centrífuga i com es tendeix a polaritzar les posicions, casi tan curiós com aquesta tendència a etiquetar i estigmatitzar ràpidament les opinions diferenciades.
Suposo que no m’he expressat prou bé, si sembla que el meu desig es que desaparegui el català , tot el contrari .Es una llengua que faig servir i m’agrada. Jo al col•legi, vaig fer meitat i meitat, i n’estic molt agraïda d’ haver pogut desenvolupar l'aprenentatge de la meva altre llengua el català. I insisteixo, sempre la defensaré davant qualssevol que la critiqui o l’ataqui, i així ho he fet.
Però,no em sembla bé, haver d’escoltar ,com ho he fet, i ho dic de veritat, parlar a una mestre que diu que no li deixen fer servir el castellà a l'escola amb els seus companys. O un altre que davant l’avaluació del primer any de docència, es queixa que li avaluïn si introdueix prou bé la llengua en la pràctica docent amb el alumnes, en comptes d'avaluar primer l’adquisició del contingut de la seva docència. Així ho viuen part dels mestres, i així ho he escoltat personalment i no de gent molt posicionats a la dretona més rància, si no gent sense ideologia política.
D’altra banda, considero que el català tot i esser una part fonamental en el contingut docent ,no hauria d' esser la prioritat.I considero que aquell que vulgui que la llengua vehicular sigui el castellà o el català o ambdues ho hauria de poder escollir.
Igual que considero que tothom ha de poder escollir en quina de les dues llengües fa els exàmens, i personalment he estat davant d'una persona que ha volgut tenir un examen en castellà i no li han donat pas. En aquella ocasió aquella noia no va poder escollir.
Així mateix, sí considero que m’imposen una llengua quan m’imposen l’ús del català a l'empresa. Crec que la gestió d’una empresa ha d’ésser pròpia, si tu abogas per fer-ho en anglès o japonès es decisió teva, si t’arruïnes es arrel les teves decisions, no em sembla bé que obliguin a invertir en sistemes, rètols i un llarg etc…Jo veig cada dia el que suposa per una petita empresa aquest cost, veig la cosa ben fotuda com per fer cap mena d’inversió i encara menys si no es podrà amortitzar. Al carrer del costat de casa meva tinc una veïna que te una empresa que dona a dos bandes de l’illa, una banda te el rètol en una llengua i l’altre a l’altra llengua. L’ han amonestat i si no ho canvia li posaran una multa,finalment els ha tret, resta el rètol en blanc¿¿??A més que penso que destinar recursos per posar un inspector a vigilar això no hauria d’ésser prioritari havent com hi ha serioses mancances en recursos de les nostres forces de seguretat.Tinc un veí, que es policia local, i m’explicava, que han hagut de fer un "apanyo" ells mateixos per poder posar-se un sistema al casc, per poder-se comunicar quan surten amb la moto, i del tema de les armilles ni en parlem.
Segueixo pensant que en comptes de multes haurien en tot cas de donar ajudes a l'empresari que opti per aquest canvi de facturar al català, perquè a més, activarien economia,una millor manera d’introduir la llengua, aportant ajudes a qui volgués introduir-la en el seu dia a dia, als negocis, no pas amb sancions...En definitiva tots el diners que es destinen en institucions, projectes ,fundacions,campanyes… , que es destinessin en l' economia diària ,en comptes de destinar aquestes mil.lionades en aquestes fundacions etc. Contràriament la sensació que tenim la gent del carrer, es que els nostres recursos es destinen donant prioritat davant de qualssevol altre necessitat social a la defensa de la llengua amb imposicions.I així es com es viu, defensar per davant de tot aquesta qüestió, ens porta a aquells que amb prou feines no arribem a final de mes, i que patim una sanitat penosa, que veiem els problemes que tenim amb els fills, i l’únic que es veu de les nostres administracions es que es capfiquen amb aquest tema de la identitat i la llengua obviant tot el demés.

Es difícil defensar certs posicionaments en una discussió amb un Basc i un Madrileny que em comenten que la nostra terra es un lloc aïllat i tancat en nosaltres mateixos,cada dia mes provinciana, perquè s’han trobat , visitant un museu o similar, que malgrat ells es dirigien en castellà a la senyoreta de recepció, aquesta insistia en fer servir el català. I es preguntaven si no seria més positiu que aquella noia no momes coneixes el català ,si no també el castellà i fins i tot alguna altre llengua com l’anglès , per poder rebre en llur llengua al visitant per ampliar i facilitar la recepció del turisme, per exemple.

Potser sí que m’he tornat una "fatxins", potser sense valors socials perquè no tinc en consideració a la minoria catalanoparlant, però de veritat considero que prioritzar i monopolitzar la gestió i els recursos amb aquest fi no es el que tots necessitem, es important tenir en consideració els drets i les necessitats de les minories però en positiu mai en negatiu, i sempre sense perdre de vista les necessitats globals.Potser peco d’ egoista per voler que gestionin els recursos donant-li una prioritat més social, o més positiva o més integradora o més activadora de la economía.A mi m’agradaria que el català fos un actiu, no un cost, no una imposició en multes o sancions o una prioritat per davant d’altres qüestions.
Sóc de la opinió que primer son el drets ,mai per davant de les obligacions.
Però molt em temo que criticar la desmesurada defensa del català i la identitat catalana, ens converteix per defecte per molts en “fascistas” sense escrúpols i sense consciencia social, el pitjor, ens converteix en enemics del català i la identitat catalana, o sigui en enemics de la nostra llengua i la nostra identitat.

Però igualment continuaré defensant un altre possibilitat de fer, de la mateixa manera que continuaré discutint amb aquells que prioritzen un estat Espanyol únic i centralitzat,obviant i marginant el fet diferencial com a component enriquidor i pluricultural.I defensaré un federalisme possible i equànime,i una Catalunya gran dintre d’ una Espanya gran , i defensaré que em reconeguin aquesta possibilitat i el més important que aquesta també sigui una veu amb més gent que ho pensa.

I continuaré defensant que imposar qualsevol opció es el pitjor que es pot fer, i la llibertat d’elecció ha d`esser el més important a la nostra societat, sempre.Crec que el prioritari per davant de les defenses es la llibertat, per davant de les obligacions son els drets d’elecció.


Però bé potser aquesta perspectiva amb les meves experiències viscudes, que son les que em posicionen, m’ubica en una postura amb poca visió social i em fa perdre els meus valors com m’han dit.
Malgrat tot, es important per mi conèixer els posicionaments de tots els extrems i evidentment les altres experiències al respecte, sobre tot per no caure en el radicalisme i el prejudici.

Espero no perdre mai aquesta intenció .

lunes, julio 05, 2010

El problema catalán o la política de Juan Palomo yo me lo guiso yo me lo como.



El ser humano es un animal de costumbres y como tales, estas se convierten con el tiempo en todo un ritual no exento de encanto.
En mi caso, tengo la buena o mala costumbre, depende de cómo lo viva uno, de tomar cada mañana mi café con leche de rigor acompañada de un periódico. Suelo cada día mientras me peleo con el sobrecito de azúcar y siempre echando un ojo de soslayo al reloj, chafardear el contenido de uno u otro diario. No es ese un ritual que haga en solitario, porque cada mañana como buenos intérpretes de la cotidianeidad más pautada me encuentro con las mismas personas a la misma hora.
Y tampoco es excepcional que de un modo u otro en más de una ocasión acabemos comentando las noticias mas destacadas en una pequeña, improvisada y apresurada tertulia de estar por casa. En tal tesitura me encontraba en estos días cuando en alusión a la retahíla de titulares relativos al dichoso “EStatut catalâ” mi vecina Mariona me hizo reflexionar.

Mi vecina, como yo, y como chorro cientos ciudadanitos de a pie, somos gentes sencillas, con una vida sencilla, que no simple. Es imposible llevar una vida simple hoy día en esta sociedad nuestra. Nuestras vidas se han convertido en una existencia sumamente compleja llena de problemas varios por sortear y un sin fin de quebraderos de cabeza, quedando muy lejos ya aquel perseguido concepto de calidad de vida, y ahora nos conformamos con capear crisis varias. Personas sencillas a las que los problemas nos crecen como setas, en formas y tamaños de lo más variopintos, y ahora al parecer incluso de identidad propia nacional.
A todo esto, le extrañaba a mi vecina leer en un titular la alusión al problema Catalán, como identidad per se, como si de un ente con vida propia se tratara. Como buen receptor de información, mi vecina secundaba el argumento que sustenta la protesta colectiva, de la gran injuria que le presuponen al hecho de que, diez personas prevalezcan o decidan, obviando la decisión del pueblo catalán y por ende, omitiendo a su voz representada mayoritariamente en el Parlament.
Asimilado y compartido este argumento por una buena parte de la población, su defensa no está exenta de paradojas. La primera surge cuando quise saber cuantos de los presentes recordaba ya no haber votado, si no haber conocido o entendido el referéndum de alusión.
La respuesta por unanimidad fue muy simple, “yo de esas cosas no entiendo nena” o “esas son cuestiones que llevan los políticos”.
Y es que lo cierto es que solo el 36,18% del censo electoral lo avaló en el referéndum de junio de 2006 y ni siquiera un 10% de los catalanes se mostró interesado en el nuevo texto cuando se estaba discutiendo en el Parlament.
Pero entonces ¿De qué estamos hablando? ¿De que la riqueza y reconocimiento del hecho diferencial sobre la base de un territorio y una lengua propia se reconozca? Creo ese es un hecho consumado, o no?
¿Entonces?
Al parecer hablamos de suponer la validación de derechos e instituciones propios de un Estado catalán, de disponer de una lengua preferente no solo en el orden administrativo, de disponer de un poder judicial propio, del reconocimiento de Cataluña como nación, de gestionar desde un centralismo autonómico contra una gestión municipal financiera, de disponer de un Consell de Garanties Estatutaries cual Tribunal Constitucional catalán.
Estupendo, y toda esta retahíla de preceptos anhelados por nuestras fuerzas políticas catalanas, ¿En que medida nos afectan a los sencillos que no simples ciudadanitos de a pie?
A parte de intervenir directamente, en nuestros derechos y libertades individuales, y un retroceso en las libertades públicas.
¿En que medida ha beneficiado a nuestra economía catalana en momentos tan y tan difíciles de crisis, el no poco cuantioso gasto de dinero público en forma de subvenciones, ayudas, instituciones, proyectos en pro de la identidad catalana y la lengua?
Bajo similar premisa le es lícito al gobierno catalán, intervenir por ejemplo en nuestra gestión empresarial, imponiendo condiciones relativas a nuestra comunicación de márquetin o venta en una u otra lengua. Obligando al empresario al desembolso de unos recursos sumamente exiguos en cambiar, sistemas, programas, rotulaciones etc.…bajo pena de sanciones.

Hace no mucho ojeaba, precisamente en otro periódico una noticias que hacia eco a las millonarias subvenciones aprobadas recientemente por vicepresidencia del gobierno catalán para tales fines.
Y por ende, todo ese presupuesto en un momento como este de recorte y tijera en mano ¿De donde sale?
Pues a los hechos me refiero, se obtiene aumentando impuestos por un lado, en una fuerte presión fiscal, como el precio de los carburantes (debido al céntimo sanitario), de los peajes, de las transmisiones patrimoniales, de los actos jurídicos documentados y de las herencias entre otras, y detrayéndolo de áreas básicas como son las infraestructuras.
Esas que implican desastres tales como los acaecidos en las nevadas de no hace tanto y el gran apagón.
Y de esto, el ciudadano de a pie, sí sabe, vaya si sabe.
O peor, salen en detrimento de la penosa calidad de nuestra sanidad o nuestra educación.
Competencias estas ya en manos de nuestro gobierno catalán, cuya gestión está más que suspendida.
No hay conversación de encuentro casual en la panadería, el café u similar que se precie que no haga referencia a ello. El descontento generalizado es sin duda un clamor, mucho mayor que cualquier refrenda de estatuto alguno.
Lo cierto, es que el gobierno catalán bajo el augurio del nacionalismo catalán, ha venido gestionando mal, muy mal.
Entre otras cosas por una gestión que prioriza cuestiones tales como la lengua en la que ha de impartirse, por encima de la calidad de los conocimientos que el docente imparte. Que generan como rebote el desarrollo de un mayor énfasis de una segmentación clasista de nuestra sociedad. Puesto que limitan al ciudadano de a pie a no poder elegir a golpe de decreto. Mientras la clase pudiente selecciona una formación “diferente”. Y como ejemplo, más hechos. Sin ir más lejos, los hijos de nuestra clase política o más concretamente nuestro presidente, estudiantes estos en un colegio alemán.
Y otro tanto sucede con una sanidad arruinada cuya última salida pretenden cargar sobre un sobrecoste añadido con el famoso copago.

Y es que en definitiva, tengo que darle la razón a mi vecina Mariona, va a ser que la gente sencilla de esas cosas no sabemos, sabemos de otras que pagamos y sufrimos cada día.
Y mientras,dejamos que nuestro parlamento catalán en su rol más victimista de permanente agravio frente a “Madrid" aplique la más absoluta política de Juan Palomo yo me lo guiso y yo me lo como.
Ya que hasta el momento, nuestros queridos políticos catalanes o “mediopensionistas” (me tomo la licencia de copiar el término que he leído que me ha encantando), lo único que han hecho con toda esa autogestión autonómica ha sido generar tres desproporcionadas estructuras administrativas a cual más grande en tamaño pero más limitada en eficacia y eficiencia.
Una administración pueril e inoperante que administra completamente de espaldas al ciudadano que la mantiene.

martes, junio 01, 2010

Las elecciones de los animales




Recientemente me llegaba una vez más uno de esos mensajes de envío masivo en el que se insta a la insurrección y la protesta a través de las urnas,” Quéjate, no votes“ leía entre otras cosas, “Manifiesta tu disconformidad con el silencio”. Bueno no lo escribían exactamente así, los términos eran algo más sonoros y jocosos por así decirlo, pero la idea venía a ser esa.
Me acordé de una obra de teatro que representamos en el colegio cuando yo apenas tendría diez años,”Yo voto por mi” de Martín Baltscheit si mal no recuerdo.
“Los animales se preparaban, una vez más, para realizar una votación que parecía democrática en toda regla, pero a la que solo se presentaba el león que, por cierto, siempre ganaba. En un intento por ampliar el abanico de opciones, otros animales se presentan a la campaña electoral y exponen sus programas de gobierno, el resultado no obstante es que no hay un ganador pues todos los candidatos reciben un voto, el suyo propio. La gobernabilidad queda en tela de juicio,y se ven obligados a realizar una segunda votación, en esa ocasión todos los animales envían su voto a perdido, destinándolo a aquel que supuestamente no obtendría ningún voto, el burro. El cual finalmente se proclama ganador por mayoría absoluta”.
Al margen de hacerme recordar el curioso papel que me tocó representar en aquella fábula, yo era la Pantera Rosa guiños del destino supongo,lo interesante es que la obra no está exenta de moraleja de lo más aleccionadora.
Me hace pensar en todos aquellos a los que tan solo oír la palabra “política” se pronuncian con un rotundo “Es que a mi la política no me va”, al más puro estilo canción Julio Iglesias, o incluso afirman con total desapego que “Eso no tiene nade que ver con ellos”.
Pero lo cierto es que quienes se abstienen de votar, no por eso dejan de participar en la sociedad democrática, de hecho lo hacen, y muy mucho supongo a su pesar, a través de los impuestos o del cumplimiento de las leyes y de los reglamentos. Y, sobre todo, a través de su misma abstención: QUIEN CALLA OTORGA; el no votar no tienen por qué ser interpretado como boicotear la democracia (salvo que la votación fuese legalmente obligatoria), sino que incluso podríamos pensar que no votar es confiar en la minoría votante, puesto que asumiremos que los que sí votan, tienen un mejor conocimiento de los problemas que están en juego.
Tremenda faena entonces,aquel que no vota no solo no manifiesta esa posible disconformidad, si no que cede su voz a aquellos que sí votan. Si lo miramos desde esa perspectiva incluso podríamos decir que regalan sus votos a la mayoría de la minoría votante.
Así a voz de pronto, igual esta reflexión puede parecer una optimista estupidez, pero sin ir más lejos en una comunidad de vecinos se toman decisiones importantes,y muchas veces las toman esa pequeñísima minoría que asiste a las reuniones; se supone que los vecinos que no asisten reconocerán tácitamente, sin embargo, las decisiones que adopte la minoría, porque supuestamente confían en quienes se han interesado por acceder a la reunión y discutir el tema.Y en el caso contrario las decisiones se tomarán y ejecutarán igualmente al margen del vecino ausente, el cual por otro lado, tendrá que pagar esas decisiones, ¿O no? , pues no difiere en demasía en nuestra democracia.

Se supone que el sistema democrático se sustenta en el principio de que el poder reside en el pueblo, pero entonces, si así fuera o fuese, ¿Por qué ese pueblo no lo ejerce? ¿Qué lleva a una persona a no hacer uso de su derecho de elegir las personas y alternativas políticas que han de gobernarle?
¿Qué le lleva a votar por una opción política con el solo propósito de no permitir que otra gobierne, pero sin el interés que esa opción votada lo haga?
Si buscamos en los sentimientos que llevan a tomar esa decisión de “la abstención”, nos damos cuenta que la gran mayoría de personas que la ejercen seguramente es debido a que consideran que su capacidad de influir en esos acontecimientos es nula, o sea que incidiendo en una total contradicción, sienten que no tienen ni voz ni voto¿¿??, por lo que su actitud es de pasividad. Las decisiones y tejemanejes de los señores políticos creen les quedan fuera de su alcance por completo.
De igual modo sucede con la percepción generalizada de que son mínimas las posibilidades del ciudadano medio de influir en las grandes cuestiones políticas, y la sensación de que los principales grupos de presión, de éste y otros países, determinan en gran medida las decisiones que se toman sobre temas políticos importantes. Algo así como que esas cosas las deciden unos pocos bien ubicados en el Olimpo.
Eso por no hablar de su capacidad para comprender el mundo político, en ocasiones todo un universo paralelo, completamente desvinculado de la realidad del ciudadano, todo un galimatías a menudo incomprensible.

Al final la no participación electoral en realidad parte de la percepción de no poder incidir en la vida política, como si realmente no tuviera nada que ver con él y a su desinterés por los problemas políticos. Desinterés que supone priorizar la dimensión personal e individual, como si la situación personal de cada uno, no estuviera afectada por las decisiones que se toman sobre la dimensión social, cuando es evidente que no solo afecta si no que resulta determinante. Un falta de interés que se traduce en desinformación, y en un rechazo del mundo político “ni se ni me interesa lo que dicen estos políticos” comentan.
A lo que además se le suma, el agravante de la actual pésima percepción colectiva de la ética del político, permanentemente envuelto en corrupción día sí día también.

Y no obstante, el problema estriba en que si no se ejerce ese derecho, dificilmente podrán tener lugar en la política otras opciones que presentan alternativas claramente diferenciadas, con otra manera de hacer política.El que se abstiene de votar en realidad sí vota, entrega un cheque en blanco a aquellos que elección tras elección repiten y repiten en el mismo juego, aquellos que solamente saben dar la vuelta a la moneda, con el más de lo mismo y el requeté.

miércoles, abril 28, 2010

Alicia en el pais de las maravillas

“A falta de pan buenas son tortas”, ni que decir tiene que la frase en si tiene miga y no pretendo hacer un chiste, y menos con la que está cayendo, que si te descuidas y sales sin paraguas a la calle en estos días por la mínima te cae una depre, un soponcio, un coscorrotazo o una retahíla de improperios, eso si no te llueven papeleras o botes de pintura.
Andan los ánimos bien caldeados, y con la calorcita de la primavera que la sangre altera, parece que a más que va. Yo por si acaso y siguiendo el consejo del refrán no me quejo de lo que tengo, y es más, a falta de rosas San Jordieras, me he autoregalado un libro por el día del libro. Porque yo lo valgo, puro y duro “autoreforçament positiu” como dicen en psicología.
Como apreciareis lo escribo en catalán, y es que yo ciertos cajones los tengo en una lengua y otros en otra, es lo que tiene el bilingüismo profundo que no la ignorancia profunda, pese a quien le pese, es multifuncional y tolerante cien por cien. Porque haberlos hay los como las meigas, sí, sí, no somos una raza extinguida, los bilingües existimos, curiosos donde los haya podemos pensar a veces en una lengua y a veces en otra dependiendo del momento, contenido, el interlocutor, de las emociones…en fin de un montón de variables, también he de reconocer que a veces nos hacemos unos líos del carajo manteniendo conversaciones a tres bandas en dos lenguas a la vez, buf de lo más entretenido.
Pero no entraré en más disertaciones al respecto que luego me la gano por ufana y busca razones, o por propagandista o ves a saber que más.
Al caso, pues ello, me he comprado un libro, de bolsillo, que son los que a mi me gustan, prácticos, de tamaño más reducido y fáciles de llevar, en fin, como la propia existencia si uno se lo propone. Este en concreto es un diccionario muy especial, con ilustraciones y todo, para ilustrarme un poco por aquello de mi constante ignorancia en crecimiento. Y siguiendo uno de esos consejos de lingüistas que se precien, he decidido cada día descubrir una palabra nueva. Empecé el mismo viernes 23 de Abril, la primera palabra, así al azar, fue País, anda que no, la que se me lió en un momento, la única acepción que me quedó clara fue la relativa a salchicha, y no caeré en la tentación del chiste facilón. Es en lo que parece unificar criterios el dichoso diccionario sin entrar en conflicto, al parecer esa palabra se usa para definir un tipo de salchichas, “las salchichas del país”. Y no se si será muy mal sonante hacer un juego de palabras, pero entrando en términos culinarios no se ya de salchichas, pero de huevos el país que duda cabe que va bien servido, o bien puesto diría yo, aiss señor, bueno no me encaminaré por esos derroteros que está feo.

El caso es que respecto al sentido de la palabra país, no fui capaz de sacar el hilo del entramado, ¿Puedo o no puedo usar esa palabra? Al parecer depende de respecto a qué hable y según quién me oiga, es la leche, la misma palabra puede ofender desde a los más castizos hasta los más autóctonos,depende de la cantidad de rayas que tenga la bandera, cansino el tema también.
En definitiva,ya la he apuntado en la lista de palabras caídas en desgracia, he cogido una libreta grande para irlas apuntando que me parece que tengo para unas cuantas. Aiiss que complicado que está resultando hablar en esta tierra, que no país, llega un punto que resulta más atrayente darse un garbeo por “el país” de la tal Alicia y sus maravillas, que aunque deambule una reina que corta cabezas al menos sabes de donde te vienen las cartas armadas,que aquí a la que abres la boca se te atragantan las palabras.
A mi parecer el éxito en esta vida va a residir en el termino medio y el equilibrio, y por ende en el sosiego y la templanza que parece andamos todos muy justos últimamente.
En fin, me parece que voy a optar por elegir yo las palabras a aprender cada día en vez de hacerlo al azar, y es que a mi llámame rarita, me gusta más conocer bien palabras como trabajo, desempleo, vivienda, hipoteca, educación, fracaso escolar, salud, e incluso tiempo de ocio…

Y hablando de ocio, el otro día hice uso del “nit bus” que conecta la gran urbe con nuestro municipio, y al margen que estuve muy tentada a quedarme a vivir dentro por la enorme inversión de tiempo que implica, uis que vuelta da y que sueño por dios, lo recomiendo a todos los insomnes.Fuimos de ruta turística por el barrio de Santa Elvira Can Cuyas, en fin pese a las intempestivas horas, todo un descubrimiento de cómo ha cambiado el barrio.
Me tengo que acordar de buscar en el diccionario la palabra “transporte y conexión entre barrios”, claro que igual es demasiado larga o compleja, y harto complejo debe ser llevarlo a término en acciones porque si no no se explica porque mi pueblo ha pasado de ser Montcada a ser Las MOntcadas, separadas y desvinculadas, esto debe ser porque son las partes de un todo que conforman ese gran país Montcandense.

martes, abril 13, 2010

Desconcertante desigualdad


Leía recientemente en una viñeta a Mafalda justificando la tendencia al sobrepeso en las mujeres a medida que envejecemos, que según ella esto ocurre porque acumulamos mucha información en nuestra cabeza, y claro, llega un punto en que tanta información no cabe en nuestra cabecita. Así que esta información acumulada empieza a distribuirse por todo el cuerpo. O sea que no me sobran kilos!!Soy culta!! MUY culta!!.Aunque sinceramente, me temo que solo lo soy en un sentido Mafaldero, porque a nivel intelectual yo me siento cada día más socrática, y solo se que no se nada. O mejor dicho, cada día descubro algo nuevo que no solo no entiendo, si no que entiendo menos que antes.
Como ejemplo, hay que ver lo que me ha costado entender el funcionamiento de nuestro sistema electoral, es más todavía estoy en ello.
Es bien molesta ,esa sensación de perderte algo importante respecto a cualquier cosa que sucede o te explican, y aunque el global te queda claro, tienes la sensación que algo se te escapa, como si parte de la historia te fuera completamente ajena o estuviera explicada en términos o en un lenguaje ajeno a tu realidad. Mas o menos te quedas “con la copla”, pero no acabas de verlo claro, quedando un regusto a ciertas limitaciones de mi nivel de comprensión. Claro que no hace mucho alguien me hacía reflexionar que quizás no era tanto mi ignorancia de oyente simple como la ignorancia de orador complejo.
Pues esa sensación me viene invadiendo periódicamente cada cuatro años, cuando sentadita delante del televisor a las “taitantas” de la noche, intento entender lo que me cuentan los señores periodistas y analistas sobre el resultado de las elecciones en las que acabo de participar ese mismo día.
La pregunta que me surge en esas periódicas circunstancias es ¿Pero aquí exactamente como se cuentan las cosas?¿ 1+1 son 2?¿ El que más votos tiene gana? Pues no, resulta que no es así.
No todos los votos son iguales, no tienen el mismo valor, depende de a quien votes y donde. Sorprendente, ¿verdad? a menudo tiene uno la sensación de que vive en la Parra.
Y es que el peso de los votos, se viene calculando en función de una formulación matemática, un sistema ley D´hont, me niego a ni intentar averiguar cómo, las matemáticas y yo nunca nos hemos llevado del todo bien, nos toleramos mutuamente pero no hay gran afinidad. Un sistema que, de modo aproximadamente "proporcional, calcula dando el peso en base a una circunscripción por provincias, favoreciendo a las candidaturas más votadas (bipartidismo) y a las más concentradas geográficamente. Porque tal y como he podido leer, ”de la muy desigual distribución provincial de la población en España, resulta que aplicando la Ley d 'Hont en Teruel, por ejemplo, son necesarios 18.000 votos para sacar escaño y en Soria 22.000, mientras en Madrid son necesarios 92.000 y en Barcelona 90.000”. Esto conlleva que un partido puede sacar x escaños en algunas provincias pequeñas y con esa misma cantidad de votos no llegarían ni por asomo para obtener un diputado estando en otra provincia mayor como Barcelona. Así pues un voto de las provincias pequeñas vale por dos o tres de las más pobladas.
Y aunque el sistema D´Hont pueda ser en su definición proporcional, lo que no lo es, es la distribución de escaños a las circunscripciones electorales. ¿Que sentido tiene que se apliquen criterios de territorio y no de población a esa distribución?. Los que votan son los ciudadanos y no los territorios, vamos digo yo. Y mi opinión y voto debería valer lo mismo que la de cualquier otro ciudadano, ¿O no?

Curiosamente cuando intentas comentar toda esta situación, un punto Quijotesca, a tus contertulianos del café o la copa, te suelen mirar con cara de “tremenda milonga nos está contando la niña esta”, y si no fuera por lo de niña, que siempre agrada cuando las patas de gallo ya han hecho su aparición, lo cierto es que resulta un poco frustrante la falta de credibilidad que suscita el tema. Pero tal cual lo cuento es, ese cálculo, no solo arrebata la posibilidad de tener la misma igualdad a todos, si no que en definitiva justificaría que una fuerza política pueda perder por votos y gobierne por escaños.

En resumen, vuelvo a estar de nuevo perpleja y desconcertada y es que como dijo Einstein: Cada día sabemos más y entendemos menos.

jueves, abril 01, 2010

Psicoanalistas Veterinarios


Me tomo la libertad de compartir el siguiente escrito del Sr.Moya. Es,a mi parecer, como mínimo una interesante reflexión en relación a esa tendencia a la paranoia como recurso de adaptación más o menos acertado del ser humano, sobre todo en ciertos momentos y ciertos entornos.

"Columna de Humo" por Dixon Moya
BREVE NARRACIÓN SOBRE UN CUADRÚPEDO RUMIANTE, LÁCTEO Y ESQUIZOFRÉNICO (O CUENTO SOBRE UNA VACA LOCA).
Bajo la niebla de la mañana londinense, una enorme señora abrigada con sombrero y gabardina entra al consultorio de un prestigioso psicoanalista veterinario, en búsqueda de solución a su problema. El afamado especialista la recibe, y sin dejar que ella diga ni "mu" la hace recostar en el diván.
- Nombre?
- Lady Vaca de Toro.
- Profesión?
- Elaboro productos lácteos y pasteurizados.
- Cuál es su problema?
- Doctor, sufro delirio de persecución. Siento que en la calle todos me miran, me señalan, me siguen, me quieren asesinar o acecinar, para el caso da igual.
- Por qué cree eso?
- Porque lo he soñado doctor, sé que me quieren matar de una manera lenta y dolorosa: despellejada, degollada, cortada en pedacitos, asada, frita en aceite hirviendo...
- Pero mi Lady, con qué intención desearían matarla?
- Para comerme doctor. Acaso no es obvio que soy generosa en carnes?
- Ya veo. Usted ha tenido alguna experiencia traumática en su vida?
- Si doctor, el asesinato de mi primer esposo.
- Cómo ocurrió?
- Fue durante nuestra luna de miel en España, fuimos invitados a una corrida, algo típico en ese país. Convencieron a mi esposo de participar en esa primitiva fiesta, él bajó al ruedo con toda su gallardía y flema inglesa, cuando de repente se apareció un loco ridículamente vestido, quien agredió a mi esposo con una espada gigantesca, fue terrible.
- Entiendo, entiendo.
- Luego volví a casarme, aunque la verdad...él me ha sido infiel.
- Le ha puesto los cuernos, metafóricamente quiero decir.
- Podría decirse. Aunque él se justifica diciendo que son gajes de su oficio.
- En que trabaja?
- Es semental.
- Bueno, ahora hablemos de su niñez.
- Fui una niña muy consentida, recuerdo que mis padres me arrullaban con una canción: "Soy una vaca lechera, no soy una vaca cualquiera...". Usted la conoce?
- En otra versión. Pero volvamos a su creencia, por qué piensa que la gente quiere matarla para comérsela?
- Porque soy sagrada doctor.
- Sagrada?
- Sí doctor, eso lo descubrí en un viaje que hice a la India, usted sabe, esa excolonia nuestra en el Asia. Allí las gentes me adoraban como una diosa, se inclinaban ante mi paso, era mucho más importante que la reina y toda la corte inglesa. Ese es el motivo, me tienen envidia.
- La entiendo mi Lady. Por favor espere un minuto, tengo que hacer una llamada.
Al regresar al consultorio, el psicoanalista veterinario no encuentra a Lady Vaca, pero en su lugar halla una nota con el siguiente texto: "Lo siento doctor, pero descubrí un destello de maldad en su mirada, creo que usted también desea matarme, o por lo menos piensa que estoy mal de la testa. Prefiero aguantar el calor de la India, allí estaré segura y nunca me gritarán que soy una vaca loca, más loca que una cabra y eso mucho menos lo acepto."

lunes, marzo 22, 2010

Etiquetas y prejuicios.



Querido Max,

No quisiera dejar escapar la oportunidad de explicarte los motivos que me llevan a dar ese paso que puedes considerar cuestionable, déjame que te cuente, que te explique y argumente, no pretendo convencerte ni acallarte, pero al menos dame la oportunidad de explicarte para que puedas conocerme y así cuando me cuestiones y critiques, lo hagas sobre mis opiniones y no sobre lo que otros dicen que yo opino.
En estos días leía sendos artículos de opinión en el periódico, relativos a los cambios que toda persona que se precie a lo largo de su vida va sufriendo en relación a su manera de pensar o ver la sociedad en la que vivimos. En ellos reflexionaban sobre la tendencia a medida que los años hacen mella en nosotros, a posicionarnos en posturas menos rebeldes y radicales para pasar a posturas mas conservadoras, sobre esa supuesta progresión a medida que el ser humano se hace mayor de esa tópica frase que dice “ya me dirás si lo ves igual cuando te hagas mayor”. Si bien es cierto que el tiempo pasa y modula nuestro “taranna” o manera de hacer, como simple ciudadanita de a pie, desconozco los entresijos y mensajes profundos de los conceptos intrínsecos en las definiciones de derecha e izquierda, y también es cierto que por mi también pasa el tiempo, pero ni por asomo se me ocurriría definirte mi postura política en términos de orientación espacial, eso es demasiado complejo para una simple persona de la calle como yo. ¿De derechas?¿De izquierdas?

Sí se que como he leído en otro artículo, que”el carnet de socialismo no lo da el PSOE, ni tampoco el PP el de liberal “por ejemplo. La realidad no se reduce a uno u otro, izquierda o derecha, y ninguno de ellos ni otros nos deben o pueden tejer el traje de la ideología que tenemos, las etiquetas deben servir para poder orientarnos a la hora de comunicarnos cuando queremos tener referentes comunes pero no nos deben atar y delimitar en cajones estancos.
Creo que no soy una excepción si digo que la polaridad constante con el juego de pin pon permanente al que nos someten nuestro poderes políticos resulta de lo más cansino, “que si tu, que si yo, que si el otro”...
Muchas de las controversias que se traen entre manos me resultan ajenas y extrañas, y nada tienen que ver con mi día a día, con llegar a fin de mes, con poder conservar mi puesto de trabajo, con poder recibir un tratamiento médico adecuado con diligencia y prontitud, con lidiar con el fracaso escolar de nuestros hijos y su desencanto absoluto, con no sentir que los frutos de mi trabajo se exprimen en cuotas, pagos, multas para mantener una administración pueril e inoperativa.
Cuando era adolescente, descubrí una frase que leía “La verdadera locura no es otra cosa que la sabiduría misma que cansada de descubrir las vergüenzas del mundo ha tomado la inteligente resolución de volverse loca”.
Yo he tomado la resolución, no se si inteligente o no, de pasar a la acción, de abandonar la postura de la queja constante y el desaliento, y aportar mi pequeñito grano de arena, de participar en el juego democrático de una manera activa, con la ilusión de llevar a la gestión política, los asuntos "de los que normalmente se hablaba en la cafetería o en casa” y dar mi apoyo a aquellos que los llevan cada día al parlamento o al congreso.
Por todo ello, querido Max, te ruego no me etiquetes y esteriotipes sin conocer antes mis opiniones, propuestas e intenciones.

Montse Tonda

Militante de UPYD y simple ciudadanita de a pie.